Seguro que alguna vez has sentido dolor en una rodilla, en la cadera, en las manos o en cualquier parte del cuerpo.

  • El dolor articular es un síntoma muy común y puede provenir de diferentes estructuras que forman parte de las articulaciones, como hueso, cartílago, líquido sinovial, ligamentos, tendones, meniscos, etc. En este artículo nos vamos a centrar en una de las causas más frecuentes de dolor articular: La artrosis.

La artrosis es una de las causas más significativas de discapacidad en el mundo, ya que afecta a más de la mitad de la población mayor de 65 años, siendo más frecuente en mujeres que en hombres, sobre todo tras la menopausia.

Una enfermedad que afecta con el paso de los años

En el pasado la artrosis se consideraba una enfermedad por desgaste que conllevaba una pérdida gradual de cartílago articular y que ocasionaba una reacción ósea. Sin embargo, actualmente sabemos que es una enfermedad multifactorial compleja.

La artrosis es una enfermedad degenerativa caracterizada por inflamación de bajo grado en cartílago y membrana sinovial que resulta en alteración de la estructura articular y degeneración progresiva del cartílago.

Aunque puede depender de factores genéticos y epigenéticos, como el sexo, raza, edad, etc., también está asociada a obesidad y sobrepeso, factores dietéticos, sedentarismo y lesiones deportivas (1).

La edad es un factor genético que contribuye a la aparición de la artrosis.

¿Qué es el cartílago articular?

Se trata de un cartílago muy especial por sus propiedades de absorción de impactos y cargas y su bajísimo coeficiente de fricción (casi 100 veces menor que el del hielo).

Está formado por una matriz de proteoglicanos (moléculas complejas que incluyen glicsaminoglicanos como condroitín sulfato y keratan sulfato), colágeno (sobre todo tipo II) y condrocitos. Además, contiene un 80% de agua y otras moléculas de elevado poder lubricante como el ácido hialurónico.

Protege tu cartílago de la degradación

Será necesario determinar qué hábitos de vida y comportamientos podemos implementar y qué hacer a nivel de alimentación y suplementación para disminuir el riesgo de desarrollar artrosis o minimizar el daño que nos pueda producir y ralentizar su progresión. Algunas sugerencias son:

  • Perder peso. Bajando peso podemos disminuir hasta en un 50% el riesgo de artrosis. Además, la obesidad causa una inflamación de bajo grado que daña el cartílago (2).
  • Ejercicio. La actividad física fortalece músculos y huesos previniendo la degeneración articular. El movimiento además genera lubricina en el líquido sinovial, una proteína lubricante que protege el cartílago (3). La actividad física también ayuda a la rehabilitación y reduce el dolor (4). Eso sí, un exceso de entrenamiento y la acumulación de lesiones puede tener un efecto contraproducente y acelerar el daño articular.
  • Alimentación: Por un lado, cualquier dieta que reduzca el peso corporal ayudará, pero más específicamente queremos una dieta que baje la inflamación y aporte algunos de los nutrientes que se han mostrado beneficiosos para nuestras articulaciones. Será bueno incluir en nuestra dieta pescados ricos en omega 3, verduras y frutas ricas en flavonoides (espinaca, brócoli, frutos rojos, etc.) y especias como la cúrcuma, ajo o jengibre (5).
Estiramiento y ejercicio para prevenir la artrosis
La actividades física y los estiramientos te ayudarán a fortalecer los músculos y huesos.

En cuanto a nutrientes y suplementos beneficiosos para la salud articular se encuentran:

  • Vitamina C. Juega un papel importante en la síntesis de colágeno, baja la inflamación y su efecto antioxidante mitiga el daño a los condrocitos.
  • Vitaminas D y K. Ayudan a que el calcio se absorba correctamente y se deposite donde debe: en tus huesos, no en tus riñones ni en tus vasos sanguíneos.
  • Magnesio. Múltiples estudios muestran más riesgo de artrosis en personas con baja ingesta de magnesio que se asocia con una mejor mineralización ósea.
  • Colágeno. Una reciente revisión publicada en el British Journal of Sports Medicine ha demostrado los beneficios del colágeno por delante de otros suplementos (6). Reduce el dolor y mejora la calidad de vida en pacientes con artrosis.
  • Condroitin sulfato, Glucosamina y MSM (Metilsulfonilmetano). Hay evidencia a favor de su uso para estimular la regeneración del cartílago y del líquido sinovial y combinar los 3 compuestos puede potenciar estos beneficios (7).

NeoJoint Fórmula

Si necesitas un aporte extra, Neoactives ha desarrollado su suplemento NeoJoint Fórmula, que contiene 500 mg de sulfato de glucosamina y 400 mg de condroitina. También incorpora MSM, ácido hialurónico, colágeno y vitamina C, así como silicio a través de un extracto de bambú. Neojoint Formula contribuye a la formación de colágeno y ayuda al funcionamiento normal de tendones, ligamentos y cartílagos.

NeoJoint Fórmula
Contribuye a la formación de colágeno con NeoJoint.

Ten en cuenta que mantener un peso adecuado, hacer ejercicio, llevar una dieta adecuada y el uso de suplementos puede mejorar nuestra salud articular y minimizar el riesgo de artrosis o el daño que esta provoque.

Bibliografía

Alfonso Galán

Licenciado en Medicina y Cirugía, especializado en Age Management Medicine y miembro del equipo médico de Neolife

Bibliografía


Bibliografía

(1) Musumeci G, Aiello FC, Szychlinska MA, Di Rosa M, Castrogiovanni P, Mobasheri A. Osteoarthritis in the XXIst century: risk factors and behaviours that influence disease onset and progression. Int J Mol Sci. 2015;16(3):6093–6112.

(2) Robinson WH, Lepus CM, Wang Q, Raghu H, Mao R, Lindstrom TM, Sokolove J. Low-grade inflammation as a key mediator of the pathogenesis of osteoarthritis. Nat Rev Rheumatol. 2016 Oct;12(10):580-92.

 (3) Musumeci G, Castrogiovanni P, Trovato FM, Imbesi R, Giunta S, Szychlinska MA, Loreto C, Castorina S, Mobasheri A. Physical activity ameliorates cartilage degeneration in a rat model of aging: a study on lubricin expression. Scand J Med Sci Sports. 2015 Apr;25(2):e222-30.

(4) Henriksen M, Hansen JB, Klokker L, Bliddal H, Christensen R. Comparable effects of exercise and analgesics for pain secondary to knee osteoarthritis: a meta-analysis of trials included in Cochrane systematic reviews. J Comp Eff Res. 2016 Jul;5(4):417-31.

(5) Wu CL, Jain D, McNeill JN, Little D, Anderson JA, Huebner JL, Kraus VB, Rodriguiz RM, Wetsel WC, Guilak F. Dietary fatty acid content regulates wound repair and the pathogenesis of osteoarthritis following joint injury. Ann Rheum Dis. 2015 Nov;74(11):2076-83.

(6) Liu X, Machado GC, Eyles JP, Ravi V, Hunter DJ. Dietary supplements for treating osteoarthritis: a systematic review and meta-analysis. Br J Sports Med. 2018 Feb;52(3):167-175.

(7) Lubis AMT, Siagian C, Wonggokusuma E, Marsetyo AF, Setyohadi B. Comparison of Glucosamine-Chondroitin Sulfate with and without Methylsulfonylmethane in Grade I-II Knee Osteoarthritis: A Double Blind Randomized Controlled Trial. Acta Med. Indones. 2017 Apr;49(2):105-111.