YODO, ESENCIAL PARA LA GLÁNDULA TIROIDES

La glándula tiroidea es un órgano esencial para nuestro cuerpo. Su función es fundamental, ya que se encarga de regular el metabolismo y la producción de proteínas, así como de gestionar la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas.

Situada en el cuello y con forma de mariposa, tiene como misión fabricar una serie de hormonas (la más conocida es la tiroxina). La glándula tiroides participa prácticamente en todos los procesos fisiológicos de nuestro organismo, desde el crecimiento de los huesos al desarrollo neuronal.

Dr. Francisco Martínez Peñalver – Especialista en Medicina Interna. Equipo Médico Neolife e Investigación y Desarrollo Neoactives


Para que nuestra glándula tiroides funcione correctamente es necesario el yodo.

El yodo forma parte del grupo de nutrientes denominados minerales y, aunque no suministra energía al organismo, tiene una importante función hormonal.

Funciones del yodo y dónde encontrarlo

La mayor parte del yodo se encuentra en la glándula tiroidea, siendo un constituyente esencial de las hormonas sintetizadas en ella. El yodo desempeña un importante papel en la regulación del crecimiento y el desarrollo y su deficiencia determina la hipertrofia del tiroides, conocida con el nombre de bocio. La distribución del yodo en la tierra no es homogénea y se estima que unos 1.600 millones de personas habitan en zonas con riesgo de desarrollar alguno de los trastornos por deficiencia de yodo.

El yodo es un mineral básico para la regulación del metabolismo basal y la temperatura corporal y su deficiencia puede ocasionar estados de fatiga, apatía, intolerancia al frío, estreñimiento y aumento de peso.

Las necesidades de yodo varían con la edad: el aporte mínimo que debe ingerir una persona adulta es de 150 mg/día, mientras que en el embarazo y la lactancia se requiere un aporte superior para cubrir los requerimientos del feto y el niño llegando a ser de 200-300 mg/día la cantidad diaria recomendada.

El yodo también se puede encontrar en los alimentos, pero su contenido es muy variable y depende, entre otros factores, de la concentración de este elemento en el suelo y en las dietas de los animales de procedencia. Las fuentes más ricas de yodo son los productos del mar (algas, pescados y mariscos), los huevos, la leche y la sal yodada.

En cuanto a la sal, es habitual su fortificación con yodo, como método para la prevención de trastornos relacionados con su déficit. Se recomienda utilizar la sal yodada en las regiones no costeras cuando los niveles ambientales y dietéticos de yodo sean bajos. A pesar de que se considera el consumo de sal yodada como la mejor profilaxis de estas deficiencias, son pocos los hogares europeos que la consumen de forma habitual.

Sin duda, el consumo de sal yodada y de alimentos de origen marino es la mejor manera de garantizar el adecuado aporte de yodo en la dieta y unos buenos niveles en sangre de este mineral.

A continuación, te presentamos una tabla con el contenido medio de yodo de algunos alimentos (mg/100 g), en su estado natural (en fresco).

Yodo y suplementos Neoactives 

Problemas con la absorción de yodo

Quienes sufren hipotiroidismo y se medican con hormona tiroidea deben saber que determinados alimentos o suplementos pueden interferir en su absorción:

  • Soja. Consumir mucha cantidad de esta leguminosa puede terminar interfiriendo en la absorción de la hormona tiroidea que se toma oralmente y, por tanto, necesitar una mayor dosis de este fármaco.
  • Crucíferas crudas.Coles, repollo, coliflor, berza, brócoli... solo ocurre cuando se consumen crudas ya que contienen antinutrientes. Este efecto desaparece cuando son cocinadas.
  • Suplementos de hierro y de calcio. El sulfato de hierro puede interferir en la absorción de la hormona tiroidea tiroxina. Por ello se recomienda un intervalo de dos horas entre la ingesta de la tiroxina y la del hierro. El calcio también puede ser un problema en la absorción, para prevenirlo, se recomienda un lapso de cuatro horas. 

Alternativas complementarias

Si necesitas un aporte extra de yodo, en Neoactives contamos con el suplemento NeoMineral Plus, que contiene 150 mg por cápsula, lo que supone el 100% de los VRN (Valores de Referencia de Nutrientes).

Además, NeoMineral Plus incorpora excelentes niveles de magnesio, selenio y cromo, entre otros minerales, por lo que ayuda a mejorar el estado de ánimo, al mantenimiento de los huesos, a la protección contra el daño oxidativo y a disminuir el cansancio y la fatiga, entre muchas otras funciones. El selenio es especialmente importante porque es necesario para el adecuado funcionamiento de las hormonas tiroideas y es necesario para la producción de la enzima glutationa peroxidasa que protege a la glándula tiroides durante el proceso de síntesis de hormonas tiroideas.